Caso de éxito de FA comunicación: celebración de un evento

En esta ocasión, hemos dedicado un espacio de ‘En Clave de FA’ para contaros algunos de nuestros casos de éxito. Se trata de un evento que decidió organizar uno de nuestros clientes simplemente en agradecimiento a los suyos y a los periodistas por la fidelidad mantenida durante tantos años.

Caso de éxito de FA comunicación I: celebración de un evento

Cuando nuestros clientes nos transmiten sus buenas impresiones por alguna acción que hemos realizado supone siempre para nosotros una gran satisfacción tanto a nivel personal como profesional. Por este motivo, cualquier caso de éxito que hemos conseguido, tiene para nuestro equipo un valor incalculable.

Uno de los casos de éxito sobre los que nos encanta hablar es sobre una fiesta que decidió organizar uno de nuestros clientes. Se trataba de un evento sin un motivo específico. La única razón que le condujo a reunir a todos sus clientes junto con los periodistas era su deseo de compartir con ellos una noche repleta de buenos momentos y que se convirtiera en un recuerdo inolvidable. El lugar escogido fue la sala Moma 52, ubicada en el centro de Madrid, ya que uno de los requisitos del cliente era que el evento se celebrase en un sitio moderno y exclusivo donde ante todo predominara un ambiente proclive para estrechar lazos y compartir buenos momentos. Y así fue. Se optó por la contratación de un mago que amenizara la velada con el propósito de que las risas fuesen uno de los principales ingredientes. Éstas abundaron en todo momento, así que no podíamos estar más felices. Además, se dispuso de un espacio privado dentro del local en el que los invitados pudieron disfrutar de una exquisita comida junto con una copa.

Cabe destacar que, aunque nuestra profesionalidad esté presente en todo momento, durante el evento hay algunos factores que se pueden escapar de nuestro control. En este caso, a pesar de invertir en un presupuesto alto (cosa que no siempre garantiza que salga todo como quieres), tuvimos que pasar ‘un mal trago’ cuando el mago en varias ocasiones pronunció de manera incorrecta el nombre de nuestro cliente. Al final se quedó en una anécdota y todos los invitados hicieron buen uso de su sentido del humor con este pequeño traspiés que nos vimos obligados a sortear.

Cuando hay que poner en marcha un evento siempre hay que intentar controlar cualquier imprevisto que pueda aparecer por sorpresa. En nuestro caso, tuvimos que sortear un obstáculo: otra empresa del sector celebraba el mismo día un acto de similares características y ya había enviado la invitación. Ante esta coincidencia, tuvimos que cambiar el evento al día siguiente. Nuestro cliente es, sin duda, una persona que demuestra una gran empatía que entendió perfectamente el problema y fue consciente de que la mejor solución posible era modificar la fecha. Tal y como deseábamos, todos los invitados quedaron encantados al finalizar el evento y sobre todo, se notaba sin que hiciera falta decirlo. En el próximo post de nuestro blog os contaremos otro caso de éxito basado en cómo lanzar una empresa que acaba de implantarse en nuestro país.

Ana Serrano
FA comunicación