Cómo publicar un comunicado de prensa IV: Después de enviar el comunicado

Cuarta y última entrega de la serie, donde hacemos algunas reflexiones acerca de lo que ocurre después de enviar el comunicado de prensa

Después de enviar el comunicado

Llegamos a la cuarta y última fase de nuestra serie dedicada a cómo publicar nuestro comunicado de prensa. En nuestro anterior post tratamos sobre el mejor modo de enviar nuestro comunicado. Una vez que ha llegado correctamente a la bandeja de entrada podemos activar la última fase del proceso. Teniendo en cuenta que el periodista tiene poco tiempo, está muy ocupado y recibe varios comunicados de prensa al día, las únicas garantías que tenemos de que la noticia de nuestro cliente finalmente aparezca en el medio deseado son:

  1. Haber realizado correctamente las tres fases anteriores
  2. Cultivar la relación con el periodista y el medio

Haber realizado el trabajo previo -identificar los mensajes más noticiables, interesantes y que aporten valor, seleccionar los medios más adecuados según el tipo de mensaje y redactar un buen comunicado-, nos coloca en los primeros puestos a la hora de que nuestro comunicado sea publicado. Pero, ante todo, hay que saber que la comunicación es una carrera de fondo. Es cultivar una relación estrecha de colaboración mutua con el periodista, en un quid pro quo que beneficia a ambas partes: la agencia consigue que se hable de sus clientes, y el periodista cuenta con información y recursos de interés para su público.

Una relación basada en la cooperación y la disponibilidad. Un buen profesional de la comunicación está siempre al servicio del periodista ampliando información, proporcionando fotos o cualquier material multimedia complementario, aportando ideas para reportajes, incluyendo al medio en todas sus convocatorias y contestando a sus mails y llamadas lo antes posible. Hay que conocer al medio, leerse las secciones, estar al tanto de próximos reportajes, de la preparación de especiales, sobre todo aquellos con periodicidad establecida y que, por tanto, podamos prever. Un trabajo de hormiguita, de pasito a pasito, pero imprescindible para que el periodista nos identifique como fuente fiable e interesante de información y para situar a nuestro cliente como referente en su área.

¿Llamar o no llamar?

¡He ahí la cuestión! Las constantes llamadas de ejecutivos de cuentas preguntando si el comunicado se ha recibido y si se va a publicar es una de las prácticas de las agencias de comunicación más “odiadas” por los periodistas. Una forma de evitar la dichosa llamada es habiendo construido esa relación estrecha con el periodista. Sin embargo, hay momentos en que hay que hacerla, sobre todo si se trata de un nuevo cliente aún ‘desconocido’ para los medios. En ese caso desde FA comunicación recomendamos:

  • Llamar sólo si vamos a aportar algo complementario al comunicado de prensa enviado: ¿tenemos más información? ¿proponemos una entrevista exclusiva?
  • Ser breves: recordemos que el periodista está ocupado y tiene poco tiempo. Hay que ‘vender la idea’ en un minuto
  • Ser amables y no perder los nervios

¡Enhorabuena! ¡Te han publicado!

Uno de los momentos más gratificantes de trabajar en comunicación es cuando se ve el resultado de todo este trabajo: la aparición de la noticia en los medios. Una vez que se ha publicado, al margen de recopilarla para hacer el press book, una buena forma de ‘agradecer’ al medio es, por ejemplo, a través de las redes sociales. Seguir a los medios que nos interesan y a los periodistas que tengan cuenta profesional en redes sociales como Twitter es fundamental. Normalmente, las noticias publicadas en el medio son subidas a esta red social. Retuitear estos mensajes para que los vean nuestros seguidores es una forma muy 2.0 de cumplir con esta cortesía.

Cynthia Fernández
FA comunicación