El día a día en una agencia de comunicación II – Hoy lanzamos comunicado, ¿qué pasará?

Los comunicados de prensa son una de las armas de trabajo de los ejecutivos de cuentas, pero tanto la redacción como el envío concitan un sinfín de anécdotas que día tras día invaden las agencias de comunicación

II El día a día en una agencia de comunicación
La confección de comunicados es una de las tareas que se cuelan cada día en la agenda de los profesionales de comunicación. Tal y como ya os contamos en nuestra serie de posts ‘Cómo publicar un comunicado de prensa’, representa un laborioso cometido no exento de anécdotas. Las conversaciones con tus amigos periodistas que también trabajan en gabinetes de comunicación sobre las incidencias del día a día son bastante comunes. ‘Mal de muchos, consuelo de tontos’ suele decirse. Algunas de las equivocaciones que suelen cometerse consisten en difundir un comunicado con la fecha incorrecta, olvidarse de agregar a los contactos a la opción de copia oculta (de cuando no existían sistemas de envío que hacen muy difícil este error), mandar el comunicado dos veces al mismo periodista o llamarle con otro nombre en un email, etc.

Una tarde me llamó una amiga disgustada porque había tenido un percance en el momento del envío: “¡he mandado el comunicado sin la aprobación del cliente!”, me comentó angustiada. Su visto bueno es como una bendición y un alivio, y es crucial porque es la orden de salida para que el comunicado inicie su proceso. Cuando te percatas de que has cometido este error se te viene el mundo encima, pero saber reaccionar a tiempo es vital para solventar el fallo. El trabajo en equipo suele imperar en las agencias de comunicación, por lo que enseguida en vez de dos manos tienes las de todos tus compañeros. La solución para enmendar el error es la llave maestra de los expertos en comunicación, ya que saben aplicar a cada circunstancia el remedio perfecto.

“Tras el paso del tiempo, le resto importancia, pero cuando recuerdo ese día en el que no sabía dónde meterme es difícil que no se me venga a la cabeza lo mal que lo pasé”, afirma mi amiga siempre que tenemos alguna conversación sobre los fallos que cometemos los profesionales de los gabinetes de comunicación.

Un compañero me contó un incidente similar al anterior que tuvo en su agencia de comunicación. El cliente le dio su aprobación a la nota, pero le dejó sin rellenar unos datos sobre los que puso xxx para que él mismo los completara. Un despiste provocó que el documento sin agregar esa información acabase en la bandeja de entrada de los periodistas.

Muchos pensaréis que estos percances les pasan a aquellos que llevan poco tiempo desempeñando su cargo, pero es algo que le puede ocurrir tanto al recién llegado como a quien forma parte de la empresa desde hace muchos años. Todos los ejecutivos de cuentas coincidimos en que cuando mandas tu primer comunicado piensas que el nerviosismo que sufres es fruto de que se trata de la primera vez, pero cuando pasan los años te das cuenta de que esa intranquilidad va a aparecer cada vez que estés ejecutando el proceso de envío. Nunca acabas de acostumbrarte a darle al botón de enviar sin que te preguntes si todo está correcto (gajes del oficio). Por otro lado, me parece bueno que eso ocurra, ya que una excesiva autoconfianza en un proceso tan delicado puede acarrear más disgustos que beneficios. Estos errores son un ‘mal’ que todos los ejecutivos de cuentas hemos padecido y seguiremos padeciendo.

Este es el antes, pero el después de un comunicado de prensa también está cargado de anécdotas y mucho trabajo. Ese es el momento de entregar resultados al cliente, sobre el que os hablaremos en nuestro siguiente post. Mientras tanto seguro que acontecerán más contratiempos que nos provocarán más de un quebradero de cabeza.

Imagen: Negocios de fotografía diseñado por Photoduet – Freepik.com

Ana Serrano
FA comunicación