La lucha contra los perfiles falsos en las redes sociales

¿Sabes qué es un seguidor falso y cómo puede afectar a tu imagen de marca y a la efectividad de tus acciones con influencers?

La lucha contra los perfiles falsos en redes sociales

La revolución tecnológica ha traído numerosos cambios a nuestras vidas, entre ellos las redes sociales, que ha propiciado la aparición de nuevos líderes de opinión: los influencers.

A día de hoy ya no es extraño que cobrar por enseñar productos o servicios en las redes sociales sea un trabajo. Las marcas de todo el mundo colaboran, en algunos casos por cuantiosas cantidades de dinero, con influencers para promocionar sus productos y servicios.

El objetivo de las marcas cuando contratan a un inluencer no es más que aprovechar la confianza que los seguidores depositan en ellos para que se animen a comprar un producto o contratar un servicio que ofrezcan. De esta manera, recuperarían la inversión realizada e incrementarían sus ingresos.

Pero no todo es tan bonito como parece, las marcas están tomando medidas contra aquellos usuarios que se hacen llamar influencers a costa de comprar seguidores falsos, los conocidos bots; “una cuenta de una red social gestionada con un piloto automático cuyo único objetivo es hacer que otra gente parezca más popular de lo que realmente es”, explica el experto en informática Ben Nimmo.

La profesionalización del sector ha traído como consecuencia que las marcas exijan un trabajo real y de calidad. Un ejemplo de ello ha sido el caso de una de las principales compañías de gran consumo a nivel mundial, Unilever. La marca se ha negado a trabajar con influencers falsos y ha prohibido a sus empresas que compren seguidores con el fin de recuperar la confianza perdida, después de que saltaran a la luz varios casos de influencers, con los que las marca trabajaba, cuyos seguidores no eran reales. El director de marketing de Unilever, Keith Weed, resalta: “La clave para conseguirlo reside en esos tres puntos: limpiar el ecosistema acabando con el falso engagement, hacer que las marcas e influencers sean más conscientes de esas prácticas deshonestas, y mejorando la transparencia dentro de las plataformas”.

Trabajar con seguidores falsos no sólo provoca pérdida de dinero, sino que tiene una gran repercusión en la reputación online, los perfiles en redes sociales podrían ser suspendidos y el engagement de los públicos de la empresa sería nulo.

Para averiguar si los seguidores son reales o no, los expertos recomiendan hacer una investigación propia. En primer lugar, observar la actividad de los seguidores del perfil en el que estamos interesados, ver si solo comparten publicaciones o si crean contenido propio. En segundo lugar, comprobar si tienen datos personales y si son fiables, y por último analizar los comentarios en las diferentes publicaciones y buscar alguna relación entre ellos.

Algunas herramientas gratuitas que nos pueden ayudar son TwitterAudit, para comprobar la cantidad de bots en Twitter. SocialRank para analizar de forma detallada los seguidores en Twitter e Instagram. Para un análisis más exhaustivo podemos utilizar las herramientas de pago SocialAuditPro para identificar perfiles falsos en Instagram o ManageFlitter para revisar los seguidores falsos en Twitter.