Ligar es comunicar

Ligar es una llamada de atención al consumidor en la que el producto a ofrecer somos nosotros mismos y el cliente es esa persona que nos gusta, por lo que descubrimos que existe una gran analogía entre los pasos que se siguen en la seducción y en una campaña de comunicación

Ligar es comunicar

El otro día estaba con un grupo de amigos tomando unas copas cuando salió el tema de las relaciones, las últimas conquistas… Uno de ellos, que lleva un par de años sin comprometerse, se dispuso a contar sus hazañas. Él llega a un sitio y, si se da la situación, marca su objetivo y planea cómo conquistarlo. Mientras fardaba de sus tácticas se me vino a la mente la cantidad de similitudes que tiene ligar con realizar una campaña de comunicación, y es que ambas actividades no difieren tanto si se analiza con perspectiva:

Veni, vidi, ¿vici?

Al encontrarnos en una situación en la que hay un posible ligue estaríamos inconscientemente definiendo nuestro público objetivo. Ante todo, tanto en una campaña de comunicación como en la seducción, es básico conocer nuestras posibilidades porque ‘apuntar muy alto’ o simplemente escoger un objetivo no adecuado puede ser una pérdida de tiempo; de la misma manera que errar en la elección del target haría fútiles nuestros esfuerzos.

Los Otros

Inmediatamente llega el momento de observar el entorno y a la competencia, ocasión en la que se autoanaliza qué es lo que tenemos para proponer frente a los demás. Y nunca está de más echar un vistazo a las estrategias de nuestros competidores para comprobar si les funcionan y si podrían ser adaptadas a nuestro caso particular.

En sus marcas, listos… ¡Ya!

Para atraer hay que saber potenciar al máximo nuestros puntos fuertes y minimizar los aspectos negativos manteniéndonos siempre fieles a la realidad. Además, ser diferentes es un valor en alza, así que aportando un punto de creatividad en nuestro plan estaremos destacando frente al resto. Dar ese primer paso para establecer contacto es tremendamente parecido a pulsar el botón «Enviar» en una campaña/comunicado.

¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?

En los tiempos que corren la forma de ligar ha abierto su abanico con las redes sociales, del mismo modo que hoy en día forman parte de las campañas de comunicación, aunque la manera de actuar en ellas puede ser muy diferente dependiendo tanto del mensaje como del tipo de público. En el ámbito romántico, se decide si se prefiere interactuar a través de las redes para luego concretar una cita, un encuentro cara a cara en una discoteca o alguna otra opción. Asimismo, establecer correctamente el canal o canales de actuación puede influir decisivamente en el éxito de la campaña.

Be water, my friend

Aunque se haya definido una estrategia, siempre hemos de ser flexibles y saber amoldarnos a las nuevas situaciones que puedan surgir durante la implementación de la misma. También, hay que saber adecuar algunos de nuestros comportamientos o aspectos para así satisfacer la demanda que el objetivo requiera. Como ejemplo, si descubrimos que nuestro ligue es purista del rock no podemos ‘entrarle’ diciendo que nuestra música favorita es el reggaetón (¡Dios nos libre!). No se trata de mentir sino de encontrar puntos en común tan importantes en el momento de comenzar una relación.

Hasta que la muerte nos separe… o no

En comunicación corporativa la fidelización siempre es un aspecto positivo, no así en el ligue, que dependerá de cada caso en particular. En el supuesto de que deseemos mantener el contacto para establecer una relación a medio o largo plazo, hay que tratar de conseguir que nos elijan con continuidad frente al resto de opciones asegurando que lo que aportamos es único. Si por el contrario no nos interesa, no hay que olvidar que se crea una reputación que hará que futuros objetivos tengan ya una imagen establecida sobre nosotros cuando interactuemos con ellos.

Visto lo visto, igual que en la seducción un punto muy importante es la actitud con la que vamos a conquistar a nuestro ligue, recuerda que en comunicación no hay producto malo sino campañas ineficaces. Por supuesto, con tanta charla sobre la comunicación y el ligue, al final mi amigo ‘se quedó a dos velas’ esa noche, pero lo pasamos estupendamente.

Alejandro Galindo
FA comunicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.