Marketing de guerrilla: invertir en creatividad

Las nuevas prácticas de marketing no convencionales consiguen sorprender a un público difícil de impactar con publicidad gracias a la creatividad y al factor sorpresa

Marketing de guerrilla: invertir en creatividad

“Tomémonos de la mano”, “Estás invitado”, “Caras sonrientes alrededor del mundo” o “Abre tu mundo” realizados por Milka, British Airways con VisitBritain, Coca Cola y Heineken respectivamente son sólo algunos de los miles de ejemplos de marketing de guerrilla hechos en todo el mundo por grandes marcas. Pero, si pueden permitirse enormes inversiones en publicidad convencional, ¿por qué optan por esta nueva práctica?

En la actualidad, diferenciarse o llamar la atención resulta cada vez más complicado para las empresas. Nuevas formas de comunicación alternativas a las tradicionales cargadas de creatividad e innovación surgen con gran celeridad. Al contrario de lo que se puede pensar, hay prácticas publicitarias capaces de sorprender de manera económica y sencilla, como el marketing de guerrilla. Son acciones impactantes que los ciudadanos se encuentran en su rutina, convirtiendo en diferente su día, creando un recuerdo y una experiencia que asociará positivamente con el anunciante.

¿Cómo comenzó esta práctica? En sus inicios era empleada para realizar quejas sociales y concienciar en temas como el racismo, la violencia, el acoso o los estereotipos. Actualmente, en ocasiones es utilizada con este fin, aunque cumple otros muchos propósitos: promocionar productos nuevos, aumentar la notoriedad de marcas, crear posicionamiento o mejorar la reputación de las empresas.

El marketing de guerrilla engloba otras variantes como el ambush marketing, ambient marketing, el marketing viral y el conocido Street Marketing, que se ubica esencialmente en la calle y lugares públicos. Comparten la capacidad de impactar al viandante o al usuario de internet en su actividad diaria a través de actividades creativas con el fin de asegurar su atención e interiorización.

Todo son ventajas para las compañías que opten por el marketing de guerrilla como estrategia para captar clientes. Gracias a esta metodología, se alcanza al público objetivo actuando en el escenario adecuado y a la hora deseada. Además, se impacta de manera rápida sin rechazo por parte de la población, ya que se desvincula de la publicidad y se desconoce – al principio – el carácter promocional de la acción. Asimismo se crea un recuerdo que perdura en el tiempo por su distinción más que un anuncio audiovisual. Por otro lado, debido a la impresión que genera, se hacen fotografías o graban vídeos que conseguirán la viralización de la acción a través de Internet mientras el gasto continúa siendo igual de bajo y se perpetúa en la memoria del ciudadano.

Sólo hay un freno: la creatividad. Es el único límite que encontramos y es el elemento más importante para realizar estas acciones. Requiere originalidad sin barreras y la búsqueda de lo más innovador, diferente y sorprendente. Si se consigue esto, el éxito está asegurado.

Gracias a los resultados positivos que genera y a su reducido gasto, numerosas empresas se han decidido por esta práctica. Algunos ejemplos muy efectivos y exitosos realizados son:

Coca Cola, con su tradicional invitación a compartir la felicidad, realiza un marketing Street que favorece el consumo del producto gracias a una promoción de 2×1 única.

Recordando los inicios del marketing de guerrilla, en esta ocasión esta campaña tiene un fin social de la mano de AFALcontigo.

En la misma línea que la anterior pero con tono humorístico, Carlsberg lucha contra los estereotipos y une a personas muy diferentes gracias a su cerveza.

En esta ocasión, una pequeña ciudad de Bélgica vive en primera persona una película de acción. Los resultados fueron un éxito gracias a la viralización del siguiente vídeo.

En definitiva, una buena forma de resumir lo que es el marketing de guerrilla la ofrece Jay Conard Levinson, a través de la siguiente definición: “El ‘marketing’ de guerrilla es la verdad hecha fascinante. Alcanzar metas tradicionales mediante medios poco convencionales. La principal inversión no es el dinero, sino el tiempo, la energía, la imaginación y la información”.

Ana Serrano
FA comunicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.