¿Pagarías por hacer ‘clic’? Y si lo hicieses, ¿por qué contenidos lo harías?

Pagar por leer en internet. Esta es una de las principales cuestiones que sobrevuelan las redacciones de los periódicos cuyos dirigentes se plantean constantemente si la opción de pago sería factible como vía de financiación

Pagarías por hacer clic

Pagamos por la adquisición de un periódico impreso, una revista o un libro, pero según se desprende de un estudio bajo el nombre ‘Uso y Actitudes de Consumo de Contenidos Digitales’ realizado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de los Sistemas de Información (ONTSI), somos más reacios a invertir en contenidos por internet. Los resultados evidencian que nos gusta hacer ‘clic’, pero gratis.

El documento desvela una serie de datos muy reveladores sobre nuestro comportamiento navegando por la red: resalta que el 32,1% ha pagado en el último año por algún contenido audiovisual frente al 67,9% que no lo ha hecho. Sin duda, una brecha enorme que refleja cómo, a pesar de estar tan conectados durante todo el día a nuestros dispositivos electrónicos, en el momento de abonar alguna cantidad por consumir productos en internet nos mostramos reticentes y nos invaden las dudas.

¿Y cuál es la disposición de la población a pagar por contenidos en la red? El 31,3% declina cualquier forma de pago mientras que el 68,7% se decanta por ello para disfrutar al menos de algún tipo de contenido. El formato más popular es el pago por consumo o por contenido al que hace alusión un tercio de la población. El modelo de consumo gratuito con publicidad es apoyado por el 30% de las personas. Además, el 24% muestra su disposición por el pago con suscripción y el 9,5% opta por la libertad de pago o pago a la voluntad.

Esta radiografía evidencia cómo a pesar de estar tan acostumbrados a leer por internet todavía nos cuesta concienciarnos de que podemos pagar por disponer de contenidos hechos a medida. El estudio, que examina la evolución que ha experimentado el pago por el acceso a estos desde el 2011, destaca que en el caso de las noticias, es el menos frecuente y el que menos cambios ha sufrido. Así, incide en que el 27,1% escoge el acceso gratuito con publicidad mientras que el libro electrónico se sitúa como el preferido para invertir. Estos datos son un reflejo de lo que ha ocurrido en nuestro país, siendo testigos de cómo algunos periódicos online se han lanzado recientemente a la aventura de intentar tener suscriptores resultando el intento infructuoso o incluso teniendo que cerrar el medio.

Por último, el análisis no solo aborda qué tipos de contenidos se consumen sino también la forma en la que se accede a ellos. El 64,6% de los encuestados mantiene que insiste en la búsqueda cuando le interesa siendo ‘preguntar’ algo a Google la siguiente práctica más habitual. Asimismo, el 56,5% manifiesta que tiene preferencias o criterios respecto a descarga o visualización online predefinidos en sus búsquedas.

‘RADIOGRAFÍA’ DEL CLIC A NIVEL EUROPEO

Otro estudio llevado a cabo bajo el nombre `Digital News Reports 2017’ explora la misma situación pero en 30 países distintos de los cinco continentes. Los datos son llamativos debido a que también arrojan un panorama bastante negativo sobre la disposición de las personas a desembolsar una determinada cantidad por contenidos online. El 84% de los participantes en la encuesta no ha abonado nunca ninguna cantidad por disponer de contenidos alojados en plataformas digitales.

El documento menciona especialmente el caso de Estados Unidos donde, tras la victoria de Donald Trump en las elecciones, las suscripciones han aumentado un 8%. El Wall Street Journal y el Washington Post han sufrido un aumento en el número de suscripciones registradas. Un 29% de los entrevistados arguye que el motivo radica en su intención de contribuir a la financiación del periodismo. En el caso contrario, un 54% muestra su desinterés por pagar esgrimiendo la amplitud de contenidos de los que se puede disponer de manera gratuita. Además, un 29% apunta que su fuente de información favorita sigue sin ser de pago. Algunas de las impresiones recogidas se fundamentan en su preferencia por poder leer noticias en diferentes medios sin tener que limitarse a uno solo, así como en la posibilidad de hacerlo de manera gratuita.

En cuanto al tipo de contenidos por el que los entrevistados se decantarían más a la hora de pagar, el 41% sostiene que lo haría por noticias de actualidad y el 38% por eventos recientes. Los siguientes en la lista son los análisis en profundidad (34%) y las crónicas. Por último, un 23% estaría interesado en invertir en contenidos de entretenimiento. El estudio recalca que el interés demostrado por las noticias ha desembocado en que algunas cabeceras como ‘The Times’ hayan optado por ofrecer la información de última hora solo a los suscriptores. Una de las opiniones de los encuestados que recogía el documento mostraba su convencimiento de que si paga por un determinado contenido, tendría que ser de las primeras personas en hacerse eco de la noticia. En el caso de España, este planteamiento sería difícil de introducir debido a la importancia que los medios otorgan a posicionarse los primeros en ofrecer la noticia.

¿Y cómo conciben los internautas los bloqueadores de publicidad? El informe detalla que un 43% activa esta opción mientras está leyendo noticias. Asimismo, el 58% manifiesta que ‘limpiar el sitio’ de anuncios era la única manera que le permitía ver el medio y el 26% resalta que no bloquea la publicidad porque es la única manera que posibilita la supervivencia del medio.

¿Cómo están afectando las redes sociales a la hora de acceder a las noticias? El documento destaca que ésta es una de las principales preocupaciones que incumben a los medios de comunicación en la actualidad debido a que los lectores inciden en algunos factores existentes en la actualidad como la desinformación y la polarización. En el caso de Facebook, un 19% de los entrevistados apunta que contempla esta plataforma como una fuente fiable de noticias, el 26% sostiene que las ve cuando está usando las redes sociales por otras razones y el 23% de los que utiliza Facebook no repara en contenidos informativos mientras consulta esta red social.

En cuanto a Youtube, uno de cada diez participantes considera el sitio web como una fuente fiable de información. Sin embargo, la mayoría de los usuarios revela que no ve las noticias en esta plataforma. ¿Y por último cómo conciben Twitter para mantenerse al tanto de lo que ocurre? Un 6% declara que recurre a esta red social para este fin y el 19% a Facebook. En definitiva, tomar el pulso a la sociedad mediante análisis exhaustivos de este tipo nos permite comprobar que el futuro del pago por los contenidos online se augura incierto.

Ana Serrano
FA comunicación