¿Qué es la famosa estrategia de creación de contenidos?

En un mundo donde la mayoría de nosotros consumimos información a través de las pequeñas pantallas, las empresas deben adaptarse a ellas si quieren seguir cosechando logros. Para ello, resulta primordial tener una buena estrategia con la que crear contenidos digitales

Qué es la famosa estrategia de creación de contenidos

Dentro del ámbito del marketing digital, una estrategia de creación de contenidos consiste en generar y publicar contenido tanto de calidad como de carácter divulgativo para el público objetivo de una empresa. Las principales metas a alcanzar son: crear tráfico de datos, generar confianza y llegar a ser una fuente con notoriedad dentro del sector, con el fin de atraer clientes nuevos de una manera no interruptiva.

En definitiva, lo que se denomina “estar en el top of mind” de los consumidores y crear una buena imagen de marca.
Como en toda estrategia, hay que seguir una serie de etapas para lograr los propósitos establecidos, y en esta ocasión se trata de crear contenidos de calidad e interesantes para los usuarios. A continuación, desglosaremos las diferentes fases que componen el método de creación de contenidos.

1. Analizar la situación
En primer lugar, hay que realizar un análisis de la situación actual en la que se encuentra la empresa, teniendo en cuenta factores como:

• El ámbito online en el que la empresa/marca/servicio suele operar.
• El posicionamiento de la competencia (qué hace), y cuáles son las tendencias en el sector.
• El público actual y el público objetivo al que se quiere llegar.

2. Establecer los objetivos
En esta fase hay que determinar los objetivos. Para ello, es esencial conocer los medios de los que disponemos y aquellos de los que podríamos disponer, por lo que el conjunto de objetivos establecidos deben estar alineados.
Además, todos los propósitos deben ser SMART (las siglas en inglés de: específicos, medibles, alcanzables, realistas y definidos en tiempo).

  • Específicos: tienen que establecerse de la forma más concreta posible y responder a cuestiones como qué, cuándo, cómo, dónde, con qué, quién, etc.
  • Medibles: ha de ser una meta cuantificable. No vale decir “aumentar”, hay que especificar qué cantidad ya sea en números o porcentajes.
  • Alcanzables: el objetivo debe ser posible de acuerdo al entorno que nos rodea. Hemos de deshacernos de todas aquellas ideas demasiado ambiciosas.
  • Realistas: proponer objetivos de acuerdo a nuestras posibilidades, recursos económicos y materiales, etc.
  • Definidos en tiempo: establecer una línea temporal ayudará a marcar las distintas etapas que nos permitirán llegar a la meta propuesta.

3. Analizar la audiencia
Se trata de uno de los puntos más importantes a tener en cuenta puesto que, generalmente, los usuarios son la base de un negocio. Hay que dividir a la audiencia en diferentes tipos de público según datos clásicos como edad, género, procedencia sociodemográfica y perfil profesional; y según sus comportamientos, entre los que destacan:

• Cuáles son sus principales intereses.
• Qué tipo de contenidos prefieren y consideran más interesantes.
• A través de qué canales prefieren obtener y consumir información.

4. Creación y tácticas de estrategias de contenidos
Previamente a esta fase hay que tener en cuenta qué contenido necesita la marca, el contenido ya publicado y el que quiere el público (este último analizado en la fase 3). A partir de estos datos, debemos elegir qué tipo de estrategia será la más apropiada para el desarrollo de nuestro producto/servicio.
Existen diferentes tipos de estrategias:

  • Copywriting: hacer uso de la escritura de carácter persuasivo. Esta se basa en la capacidad que tiene la redacción de un texto para captar la atención y el interés de las personas e inducirles a realizar una acción determinada. Es una forma de llegar a los objetivos de forma amena e interesante como, por ejemplo, a través de juegos de palabras o un eslogan ocurrente y divertido.

    Algunos consejos para realizar un buen copywriting son:
    – Utilizar lenguaje directo y claro.
    – Hacer uso del pronombre tú para conseguir un trato más cercano.
    – Generar textos breves.
    Apelar a las emociones
    El copywriting se puede encontrar en una gran diversidad de formatos como la redacción de artículos, de contenidos de una página web, vídeos y tweets, entre otros.

  • Curación: búsqueda, recopilación, filtración y selección de la información más relevante disponible en Internet relacionado con la empresa/producto/servicio. En definitiva, se trata de seleccionar aquellos contenidos que van a aportar valor a nuestra marca.

    Algunas de las ventajas de la curación son:
    -Ayuda a encontrar ideas para crear nuestros contenidos.
    -Mejora el posicionamiento web a través de contenidos de calidad.
    -Da una mayor visibilidad a la marca/producto/servicio, y mejora su imagen y reputación online.

    Os dejamos unos ejemplos de herramientas que pueden ser útiles a la hora de desarrollar la técnica de curación:
    Feedly: busca, filtra y ordena contenidos por categorías.
    ContentGems: encuentra contenidos que se puedan compartir y envía diariamente aquellos que más te interesan vía email.
    List.ly: recopila información en forma de listas que más tarde cada usuario puede personalizar a su gusto.
    Buzzsumo: informa sobre cuáles son los contenidos más compartidos en las redes sociales, tanto nuestros como de la competencia.
    Curata: es un archivador de información que permite almacenar contenidos encontrados en la red y acceder a ellos siempre que lo necesitemos.

  • Diseño: potenciar el contenido visual a través de infografías, imágenes, videos, textos, audios, blogs y cabeceras para las redes sociales, entre otros ejemplos.

    Algunas herramientas útiles para diseñar contenidos son:
    Awesome Screenshot: extensión de Google Chrome que permite capturar imágenes, recortar, añadir notas y llamadas, y guardar.
    ThingLink: sirve para subir imágenes, añadir iconos e incrustar enlaces.
    FotoJet: permite diseñar diferentes tipos de collages tanto desde cero como empleando alguna de sus más de 500 plantillas.
    Google Fonts y Dafont: herramienta que ofrece diferentes tipos de letra para dar dinamismo a las informaciones.
    Infogram: se trata de una herramienta centrada en la infografía y visualización de datos en diversos tipos de gráficos.

  • Relaciones Públicas: innovar en las formas tradicionales de comunicación, es decir, las vías utilizadas para distribuir los contenidos, así como fomentar las relaciones con los medios de comunicación.

    Un ejemplo de nuevas formas de comunicar contenidos sería la técnica denominada storytelling. Se trata de narraciones que tienen un propósito comercial. Relatan historias que apelan a los sentimientos con el fin de que el usuario sienta la marca, que la idea que transmite la historia se quede en su mente.
    En cuanto a las relaciones con los medios de comunicación, un método productivo es colaborar con medios especializados para crear contenidos de manera conjunta, estrechando lazos.

  • Atención al cliente: crear un canal eficaz de atención y ayuda para los usuarios a través de vías tradicionales y también novedosas como las redes sociales. Hay que tener en cuenta tres acciones fundamentales: escuchar, mostrar compromiso y cercanía, y crear soluciones.

    Algunas de las vías que mejoran la relación con los clientes y resuelven sus necesidades son:
    – Crear comunidades con los usuarios: se obtiene feedback de forma instantánea. Getsatisfaction, Ideas4all y Uservoice son espacios donde los clientes manifiestan sus dudas, hablan y comparten experiencias, y encuentran respuestas.
    – Interacción Social Media Manager: se trata de fijar a una persona que revise y se ocupe diariamente de los perfiles sociales de la empresa/marca, y responda a todos los comentarios que generen los usuarios.

  • Venta: generar contenido que muestre las ventajas de nuestro negocio/producto frente a la competencia (ofertas y promociones), y ofrecérselo al usuario de una manera sencilla y directa para disminuir el tiempo que necesite emplear en el proceso de compra.

    Algunos consejos para facilitar el proceso de venta a través de la red son:
    – El diseño de la web debe ser claro: fotos con calidad, textos explicativos, iconos que faciliten la compra, etc.
    – Tener una plataforma que se encargue de los pagos y que envíe el producto de forma automática.
    – Crear un espacio donde los clientes puedan explicar y evaluar sus experiencias con el producto/servicio.
    – Utilizar herramientas como Adwords, para que tu sitio web aparezca en los primeros posicionamientos de una búsqueda en Google.

  • Fidelización: evitar el abandono de clientes reforzando la relación cliente-marca ofreciéndoles contenidos exclusivos y personalizados como, por ejemplo, regalar pruebas gratuitas del producto/servicio.
  • Email Marketing: hacer uso de un método personalizado como las newsletters, creando y lanzando acciones semanalmente, para mantener informados a los usuarios de las novedades de la marca y animándoles a aprovechar las ofertas y descuentos, a participar en sorteos, etc.

5. Creación de contenidos
Una vez que hemos elegido una o varias de las posibles estrategias que están a nuestro alcance, tenemos que estudiar y definir qué medios se van a emplear para su desarrollo y para empezar la fase más importante: crear los contenidos.

Aunque la estrategia elegida en el paso anterior esté centrada en un determinado ámbito, durante el proceso de creación de contenidos se tienen que tener en cuenta algunos de los conceptos? que componen el resto de tácticas, aunque estas no estén dentro de nuestra elección. El proceso a seguir, casi siempre, es el siguiente:

  • Investigar: examinar todo el material que podamos tener a nuestro alcance.
  • Curar, rectificar y modificar el contenido.
  • Creatividad: tener en cuenta todos los métodos y técnicas que puedan ayudar a mostrar nuestro contenido de forma más directa, explícita y atractiva.
  • Copywriting: hacer uso de un lenguaje persuasivo.
  • Diseño: crear contenidos con un potente carácter visual.
  • Optimización: tiene dos formas de operar. Por un lado, se refiere a usar todo tipo de técnicas que favorezcan y ahorren tiempo y esfuerzo en todos los pasos anteriores. Por otro lado, son todas aquellas herramientas que ayudan a optimizar el contenido, es decir, mejorar el posicionamiento de la marca/producto/servicio en los resultados de búsqueda.

    Algunos consejos para mejorar el posicionamiento son:
    – Incluir las palabras clave a posicionar en determinados lugares donde su presencia cobra especial importancia como, por ejemplo, en el título de la página, los textos alternativos de las imágenes, los encabezados, etc.
    – El texto tiene que tener un mínimo de 350 caracteres. En cuanto a su extensión, aquí se da una mayor versatilidad de acuerdo al tipo de contenido que se esté tratando.
    – Añadir enlaces y tener en cuenta las palabras clave en los textos sobre los que se clica en los enlaces (textos ancla).

Según el objetivo que persigan, los contenidos pueden ser del tipo:
• Fidelización: encuesta, concurso, email marketing.
• Atracción: tutoriales, infografías, gifs, entrevistas.
• Conversión: reseñas y fotos.
• Persuasión: video explicativo, post en redes sociales y blogs.

6. Cómo promocionar contenidos
Existen diferentes vías por las que podemos promocionar los contenidos que hemos creado:

  • Medios pagados:
    o Publicidad en redes sociales.
    o Publicidad en buscadores.
    o Patrocinios.
  • Medios propios:
    o Web.
    o Blog.
    o Redes sociales.
    o Correo electrónico.
  • Medios ganados:
    o Publicaciones en medios especializados (notas de prensa).
    o Boca a boca debido al buen servicio.
    o Marketing de afiliación.

7. Cómo analizar tus acciones
El último paso es la corroboración de si el contenido que hemos creado está cumpliendo los objetivos que nos hemos impuesto al principio de todo el proceso. Aunque se deben utilizar diferentes tipos de métricas según los objetivos que se hayan perseguido, se pueden tener en cuenta métodos como:

  • Contabilizar el número de suscriptores, seguidores y demás acciones (como los likes), realizadas por los usuarios.
  • Monitorear los clicks sobre los enlaces
  • Medir el tráfico creado a través del número de visitas.
  • Utilizar herramientas como:
    Google Analytics: ofrece estadísticas acerca del comportamiento de los lectores.
    Namechk: ayuda a conocer si el nombre de nuestra marca/producto/servicio está siendo empleado en redes sociales.
    Sumo.me: a través de su mapa de calor podemos saber qué contenidos han funcionado mejor y cuáles peor entre los usuarios.

Como habéis podido comprobar, el mundo de la creación de contenidos digitales es muy extenso y versátil, al mismo tiempo que útil para mejorar la posición de nuestra marca. El éxito está en la iniciativa, en las ganas y en adaptarse a las nuevas formas de negocio. ¡A por ello!

Alejandro Galindo
FA comunicación