Social proof… O ‘si le gusta a la mayoría a mí también’

Si lo prefiere mucha gente, será que es bueno. Cuántas veces hemos pasado cerca de un restaurante y si estaba repleto no hemos dudado en entrar o al contrario, en cuántas ocasiones hemos descartado ‘probarlo’ si se encontraba vacío

Social proof
La idea de que si el sitio está lleno se debe a que la calidad es alta obedece a una combinación que siempre consideramos perfecta. Este tipo de comportamientos tan extendidos que forman parte de nuestras vidas responde a un fenómeno denominado ‘social proof’, es decir, prueba social. Se trata de un concepto que explica cómo las personas requieren la aprobación de terceros para convencerse a sí mismas de que han tomado la decisión adecuada.

¿Quién no detesta hacer colas? La mayoría de los seres humanos huyen despavoridos, pero el ‘social proof’ evidencia que a veces merece la pena esperar. Esto es lo que suele pasarle por la imaginación a aquellos que ante dos empresas que se dedican a lo mismo, optan por aquella que hay mucha gente, aunque tengan que soportar un buen rato sin ser atendidos. ¿Pero si en el otro sitio nos hubieran servido enseguida? Eso es precisamente lo que nos lleva a pensar que si no hay mucha gente ‘será por algo’ y evidentemente, preferimos no descubrirlo.

Valoraciones a golpe de ‘click’

En la sociedad actual con la proliferación de las nuevas tecnologías y con el protagonismo que éstas tienen en nuestras vidas, el ‘social proof’ ha cobrado un gran sentido. Así, cuando navegamos por internet a través de páginas web de hoteles o restaurantes, es fácil comprobar cómo podemos acceder a un sinfín de opiniones de otros usuarios. Sin duda, las valoraciones de los demás nos importan… y mucho. Si accedemos al perfil de un hotel repleto de comentarios positivos, no dudaremos en decantarnos por reservarlo, y de igual manera si se desprenden opiniones críticas y negativas, optaremos por abandonar la web de manera inmediata. Y esto se puede aplicar a muchas decisiones que adoptamos en nuestras vidas como por ejemplo, escoger una película, una obra de teatro, una peluquería, etc. También es bastante común mientras se visita la web de un hotel la irrupción de mensajes que indican el volumen de personas que están mirándolo. ¿Con este indicativo quién puede resistirse a echarle un vistazo a las instalaciones?

¿Y por qué recurrir a un famoso para promocionar un servicio? Aquí también sale a relucir el fenómeno que estamos analizando. El pensamiento de que alguien conocido utiliza esa crema que estamos a punto de comprar o esa colonia que tanto nos gusta implica que la duda de adquirirla se vaya diluyendo por este motivo. En la actualidad, también hay muchas compañías que recurren a profesionales para que avalen sus productos. De esta manera, podemos ver muchos anuncios en los que se utiliza el número de colegiado de un dentista o un farmacéutico para acreditar la calidad de una pasta de dientes o un medicamento para atraer clientela. Esta acción contribuye a imprimir más realismo así como a generar más confianza.

Las cifras llamativas también son una buena táctica en la que el ‘social proof’ es protagonista. Si una persona comprueba que un artículo atesora la confianza de un elevado número de consumidores, se decantará por comprarlo. En esta línea, mensajes que revelan la gran cantidad de personas que han probado un servicio se antojan ‘irresistibles’ para todos.

El ‘social proof’ en la comunicación

Un amplio número de revistas y periódicos ‘on line’ acoge una sección con el ránking de las noticias más leídas y esto influye en el lector, ya que la primera idea que asalta a su mente es que si el artículo acumula muchos ‘clicks’ implica que la noticia ‘engancha’.

Por ello, en el ámbito de la comunicación, el ‘social proof’ puede estar presente de la siguiente manera: en las notas de prensa 2.0. Los comunicados que redactan los profesionales también ansían por colocarse entre los más leídos para que se beneficien del efecto ‘social proof’. Cuando los ejecutivos de cuentas confeccionan un comunicado quieren que el mayor número de medios posible se haga eco del mismo para que llegue a todo su público objetivo. Sin duda, si sus comentarios son positivos así como sus valoraciones, esto incitará a que el cliente piense que su imagen en los medios es la correcta.

En definitiva, el ‘social proof’ consiste en un elemento persuasivo e influyente que está latente en muchas decisiones que tomamos en nuestro día a día debido a la importancia que le otorgamos a lo que le gusta a los demás. Os reto a pensar en la gran cantidad de decisiones que tomamos porque los demás lo hacen. A todo el mundo le gusta lo bueno se suele decir…

Imagen: 89650415 por Alexandre Duret-Lutz, usada bajo licencia CC / Recortada y saturada

Ana Serrano
FA comunicación